Áreas Protegidas

areas protegidas


Una prioridad de trabajo

Apoyamos la conservación de las áreas protegidas del Corredor de Conservación Vilcabamba - Amboró y el fortalecimiento de su gestión. Nos enfocamos en el apoyo a procesos de identificación de su valor biológico, creación y consolidación de las APs porque de esa manera prevenimos la posible extinción de especies y aseguramos importantes servicios ambientales para el bienestar humano.

Nuestras acciones, enmarcadas en las políticas del Servicio Nacional de Áreas Protegidas, del Estado bolivianao, privilegian la participación de nuestros socios en la implementación de distintos proyectos y procesos, generando sinergias y alianzas que nos permiten hacer más eficientes y sostenibles nuestras tareas de conservación.

En el tema de "áreas protegidas" trabajamos en:

- Elaboración de planes de manejo

El diseño de planes de manejo y una adecuada implementación son esenciales en la consolidación de las áreas protegidas. Hasta la fecha hemos apoyado la elaboración de planes de manejo en Apolobamba y Pilón Lajas.

En Apolobamba, se lo hizo de una manera altamente participativa y bajo el liderazgo de la dirección del área protegida. El proceso se inició con el apoyo a los tres municipios que conforman el área en la realización de sus planes de desarrollo municipal. Esto permitió construir un espacio de interacción entre las comunidades ubicadas en esa región, los actores locales, el Estado, los municipios y la prefectura. Así, el plan de manejo de Apolobamba resultó compatible con la planificación municipal y fue aprobado de forma inmediata por el Comité de Gestión y por las organizaciones sociales del área.

En el caso de Pilón Lajas, área con doble categoría: Tierra Comunitaria de Origen (TCO) y Reserva de la Biosfera, apoyamos un proceso participativo exitoso de planificación bajo el liderazgo conjunto de la dirección del área protegida y la dirigencia indígena, a través del Centro Regional T'simane Mosetene. Estas dos instancias, generando sinergias y asegurando la participación de autoridades municipales y actores no indígenas (colonos del área), desarrollaron dos productos hoy aprobados por el gobierno central: un plan de manejo, también interrelacionado con los planes de desarrollo municipal, y un plan de vida de la TCO, totalmente compatibles.

En el caso del Madidi, apoyamos el desarrollo del Plan de Gestión Territorial Indígena del pueblo Uchupiamona, que tiene un enfoque endógeno, de conservación de la biodiversidad, de desarrollo humano y productivo sostenible que pretende sistematizar los sueños de la comunidad tomando en cuenta asuntos de género y generación, respetando la visión, los usos y costumbres de la comunidad y encarando una proyección a mediano y largo plazos (5 y 10 años). Este documento fue elaborado, desde su concepción, en metodología, organización y contenidos, mediante la participación directa de sus miembros con el apoyo del equipo técnico contratado para este fin por la misma comunidad, bajo financiamiento de Conservación Internacional Bolivia.

- Incentivos para la participación de la gente

Dentro del manejo de las áreas protegidas un elemento central es la participación de los habitantes, quienes son actores fundamentales de su gestión.

La participación se da principalmente a través de los denominados "Comités de Gestión", cuya consolidación hemos apoyado en las áreas protegidas Pilón Lajas (Beni), Madidi y Apolobamba (La Paz). Estos comités incluyen actores de la prefectura, municipios, grupos sociales, campesinos, colonos y especialmente indígenas, pero también se convoca la participación de observadores de instituciones que apoyan el funcionamiento del área protegida.

Asimismo, en los tres casos respaldamos los denominados "Comités Interinstitucionales", un cuerpo participativo de instituciones que apoya a las áreas protegidas y donde participan actores sociales en la planificación, evitando la duplicación de esfuerzos y asegurando importantes sinergias.

En el área protegida Carrasco (Cochabamba) contribuimos al desarrollo de capacidades de coordinación entre las federaciones del trópico de Cochabamba y la dirección del área protegida. Hicimos una acción similar para la creación del área protegida de Reyes (Beni).

- Generación de información científica

Como un aporte para la toma de decisiones, generamos y analizamos información científica sobre la distribución y riqueza de especies en el país, seleccionando áreas donde existen vacíos importantes de información.

Por su potencial importancia para la conservación y la carencia de información, en 1990, el norte del departamento de La Paz fue seleccionado para realizar la primera expedición de evaluación rápida del mundo (equipo RAP, Rapid Assessment Program, visite "Descubriendo especies en Sudamérica: Alto Madidi Region, Bolivia, 1990".

Ese año, un equipo científico -apoyado por un grupo técnico de Conservación Internacional- visitó la región del Alto Madidi, el río Tuichi y Apolo, confirmando el gran valor biológico de la zona. Tras conocerse ese informe, y luego de intensas gestiones, el gobierno creó el Parque Nacional y Área de Manejo Integrado Madidi, el 21 de septiembre de 1995, con una extensión de 18.957 kilómetros cuadrados, constituyéndose en una de las diez áreas protegidas con mayor diversidad biológica del planeta.

También, en este marco, sustentamos financieramente, junto con instituciones socias, dos estudios de importancia estratégica para la priorización de áreas donde era necesario realizar esfuerzos adicionales para conservar la diversidad biológica en Bolivia: el Análisis de Vacíos de Representatividad para la conservación en Bolivia y la Visión de Conservación del Corredor Amboró-Madidi. Estos estudios fueron el resultado de un proceso intensivo que contó con la participación de un sinnúmero de científicos pertenecientes a instituciones académicas y de conservación.

- Creación y consolidación de áreas protegidas

Brindar apoyo en procesos de creación y consolidación de áreas protegidas es fundamental. Hemos apoyado iniciativas en este sentido en varias regiones del país.

En 1995 apoyamos la creación del PNAMI Madidi (ver arriba) y, en un esfuerzo conjunto con nuestro socio local Asociación Boliviana de Conservación, hemos trabajado recientemente junto a gobiernos municipales para lograr la creación de las áreas protegidas municipales Pampas del Río Yacuma y Reyes (link a la noticia), en los municipios de Santa Rosa del Yacuma y Los Santos Reyes respectivamente. En el caso del área protegida municipal Pampas del Río Yacuma, que originalmente estaba planificada como un área de 15 mil hectáreas, hemos logrado aumentar su extensión en casi cuarenta veces hasta llegar a convertirse en la más extensa reserva municipal del país, gracias a la decisión y visión de sus autoridades y su población.

En otras tareas de consolidación de áreas protegidas, hemos impulsado también procesos de reducción de amenazas en Pilón Lajas y Madidi, las mismas que al promulgarse la Ley Forestal Nº 1700, del 12 de julio de 1996, contenían concesiones forestales que ocupaban una extensión de más de 150.000 hectáreas. De éstas, las más importantes estaban en manos de las empresas Berna Sucesores SRL (en Pilón Lajas) y Aserradero Fátima (en Madidi), las mismas que el 2001 abandonaron sendas áreas a cambio de una compensación monetaria canalizada por nuestra organización a través del Fondo de Conservación Global con financiamiento de la Fundación Gordon & Betty Moore. Con esta acción, Pilón Lajas y Madidi se libraron de un agresivo proceso de explotación maderera.

Asimismo, en la misma línea, en 1987, firmamos con el gobierno de Bolivia el primer acuerdo de canje de deuda por conservación del mundo, a través del cual Conservación Internacional adquirió 650.000 dólares de deuda comercial exterior boliviana del banco Citicorp International y donó los títulos al gobierno boliviano. A cambio, éste se comprometió a dar protección jurídica a la Reserva de la Biosfera Estación Biológica del Beni y crear un fondo de fideicomiso con una contribución de 250.000 dólares provenientes del Tesoro General de la Nación y del programa PL-480.

Asimismo, en cuanto a consolidación de áreas protegidas apoyamos el desarrollo de planes de manejo, de vida y planes de gestión territorial indígena, fortalecemos la gestión a través de la participación de los habitantes en comités de gestión y del fortalecimiento de las organizaciones de base, y fomentamos iniciativas económicas basadas en el ecoturismo y en el manejo sostenible de recursos naturales.